Saturday, September 15, 2007


A couple of weeks ago we cook Sancocho on an open fire in our backyard. Sancocho is a Venezuela soup that has lots of vegetable (potatoes, carrots, pumpkins, corns, apio, plantain, and yucca) and beef ribs and chicken with its bones, please. It is seasoned with garlic, green onions, bell peppers and cilantro and of course salt. It’s cooked in a party (the party is to make the Sancocho). In Venezuela we celebrate special occasions (birthdays, graduations, farewells, life, Sundays, vacations, friends) with Sancocho. It’s particularly popular for Christmas Day and New Year’s Day, when neighbors gather all the ingredients from their own kitchen and in a hubbub ceremony the Sancocho is cooked and feed neighbors, friends, family and whoever is passing by.

The adventure of making and enjoying a Sancocho is so enchanting that that’s how Nate wants us to celebrate our wedding in Venezuela next year one, we’ll see about that.

Our Sancocho party was a great success over 20 people came and they all loved it. Our 20 litter pot wasn’t enough and we had to start a second Sancocho in a much smaller pot on the stove.

Anyways I just read this article about a Guinness World Record Sancocho of 15000 litters, in Venezuela of course. You can check the article here:

Monday, April 23, 2007

1st Training Walk

Dear friends, this is an update of my Avon Walk training and fundraise process.

I was walking from 3 to 5 miles in the gym on my own, but I got really bored with that. So I slowly quit it. I haven’t gone to the gym in at least a month.

About two weeks ago I got the Avon Walk Newsletter and realized I had only 97 days until the big Walk Day (July 7 & 8). I got really scared. The first thing I thought was I’m not ready yet, and if I keep doing what I’m doing I won’t be ready on July either. So I signed up for my first Training Walk.

When I did it I was still in doubt for different reasons: the meeting point and time were ridiculous, 6:30am at the Presidio in San Francisco, at least half hour drive from home. Besides that the forecast was predicting heavy rains and winds; and who wants to deal with all that on a Saturday morning, the only day you get to sleep in?

In spite of my doubt and concerns I did manage to get up that early and I showed up just on time to listen to the “Safety Speech” and depart with the team.

We were about 17 women, all registered to walk on July. I was the only one doing the training walk for the first time, they all assured that it was going to be fun and that I was going to love it. They were right.

We departed right before 7am and immediately I noticed they had been training and I hadn’t. Those ladies were fast and soon I found myself alone, I tried to catch them but it took me a while. Maybe I was warm enough and I was able to pick up my pace, but most likely they got tired. I like to think that the hills helped me out, I notice everybody complained or had something to say about them; I didn’t waste my energy doing that but concentrated on keeping walking and breathing, I’m sure my mountains back in Mérida have something to do with my current approach of the famous hills of San Francisco.

The promised rain didn’t make us wait, by 9am it was really coming down, so we had a meeting break to figure out what to do. Some of us took rides back to the starting point, and some others decided to walk the way back. Some others wanted to keep walking the original route but that option was dismissed when we found out that the end of the route was along the sea and it was going to be cold and windy. Of course I joined the walking back team. It’s been at least five years since I had walked under the rain on a regular basis. It wasn’t the most comfortable felling or situation, but I without a doubt felt in my environment. I knew the feeling and recognized it right away. I was all right.

To summarize, I walked 12 miles; I got wet; I met great ladies; had tons of fun; and of course I signed up for the following training walk.

I wanted to let you know how I am doing in my training for this big event in my life.

I should also let you know how I am doing in my fundraising. I want to thank everyone who has donated money and given me support in many different ways. I really appreciate your e-mails and thought, it makes me proud of myself to know that you all think those great things about me. It wasn’t the primary purpose of my walk but it’s a nice feeling ;-) I have to say.

Money-wise the Avon Walk for Breast Cancer has received $1000 on my behalf from many of you. I still have $800 to go and 80 days left, so I also wanted to invite those of you that haven’t to donate for a good cause.

Take a look of the route we completed,-122.473011&spn=0.061171,0.11673&om=1&msid=117071811892049512980.000001120d81d149bf9c6&msa=0

And remember if you want to donate just go to this place

Sunday, March 18, 2007

Going Pink

Siempre me ha gustado ayudar en la lucha con el Cáncer de Mama, ahora tengo la oportunidad de colaborar de una manera extra-espacial: voy a participar en la caminata de Avon contra el Cáncer de Mama. Es en San Francisco, California durante el 7 y el 8 de julio. Tengo que caminar un maratón y medio y reunir 1800$ antes de la fecha del evento.

Aquí está el pequeño ensayo que escribí en mi página personal del evento para animar a la gente a que colaboren con mi causa:

There are many reasons why I want to walk. Being a woman breast cancer is a possibility that always crosses my mind. Cancer, in one way or another, runs in my family. I feel thankful for being healthy, but that hasn’t always been the case.

Six years ago I had breast surgery for two little lumps in my right breast, fortunately they were benign. Although we knew the nature of the lumps before the surgery, it was a very scary and stressful situation. About a year later my sister found similar lumps to those I had and she also faced breast surgery for the first time in 2001. She had to do it again years later and even now is in treatment for new lumps, which have become chronic in both her breasts. Again doctors keep saying our lumps are benign and there’s nothing to fear but I can’t help but worry about them.

Ever since I found my own lumps I’ve tried to do my part supporting breast cancer causes. From buying the Avon lipstick to choosing a backpack over many others because this one had the pink ribbon.

Now that I live so close to a city hosting an Avon Walk for Breast Cancer I couldn’t stop myself from engaging in this great challenge.

I walk because I know I’m at risk of having breast cancer and people I love are at risk as well. I truly believe that the money I fundraise will help to find effective treatments to the different stages of breast cancers, and most importantly I hope such treatments will be made available for those in disadvantageous situations. “Early detection is the best intervention” is a true statement but many women detect their cancer early yet don’t have the resources to access the treatment.

So I’m walking for myself and for my sister. I’m walking for my mom and her sister. I want to walk for my grandmothers and my mothers-in-love. I want to walk for my niece, for my cousin, and for her beautiful daughter. I am especially walking for my girlfriends and their girlfriends. I feel that I have to walk for all those women who are too ill to walk, and for those who didn’t survive.

I chose the Avon Walk because in Venezuela, my home country, Avon is one of the organizations most committed to fight and bring awareness about breast cancer. There are several clinics around Venezuela strictly dedicated to breast cancer prevention and treatment. It’s actually an honor for me to be able to participate in this praiseworthy campaign.

Si quieren ir a la página y ver mi progreso este es el link

Thursday, February 15, 2007

¡¡¡Feliz día del amor y la amistad!!!!

--Why so long?
-Because we don't care if it doesn't fit in a card!

Thursday, October 12, 2006


Si ustedes pueden imaginarse o han padecido una situación más traumática que aprender a manejar en un carro sincrónico, en plena calle (nada de estacionamenticos en las monumentales plazas de toros donde seguramente la mayoría de ustedes aprendieron), a los 26 años; yo les agradecería inmensamente que me llamen o me escriban y me den animo.

Afortunadamente tengo la capacidad de reírme una vez que todo ha pasado. Pero créanme que minutos antes de que la pesadilla empiece y durante los interminables 30 minutos que dura la sesión, no soy capaz de imaginarme algo peor para usarlo de consuelo; o algo mejor para que me de animo y ganas de seguir. La verdad no me imagino nada. Mi cerebro yo creo que funciona como a un 25% de su capacidad, de alguna manera mi cuerpo toma control, es una sensación súper extraña: imagínense cuando se les duerme una pierna o un brazo, uno los mueve leentaameente, bien leentaameente, y se sienten pesados y da como una cosquilla perversa que no da risa. Así más o menos es como se siento dentro de mi cabeza mientras estoy manejando. ¿Ustedes han oído hablar de las mariposas en el estomago? Es algo así como mariposas en el cerebro. Es la locura.

Les cuento esto para ver si ustedes pueden entender algo que yo no. Cómo es que me lanzo al abismo desde aviones, me meto en las profundidades de la tierra buscando lo que no se me ha perdido, me subo a las montañas más altas con solo medio litro de agua y una naranja (sabiendo que la travesía durara por lo menos diez horas), nado en una gélida laguna por 24 horas continuas; y todo esto con una gran sonrisa en mi cara, con entusiasmo, alegría y claro está con nervios, porque yo no soy de piedra, pero nervios de los buenos, de los que se disfrutan.

Cómo es que hago todo eso y más, pero en el instante en que un carro se para detrás del mío me paralizo, mi cuerpo que estaba a cargo se da por vencido y se paraliza también, por supuesto el carro paralizado no se mueve para ningún lado. Otro carro está ahora detrás del primer carro que inicio la reacción en cadena de la paralización, para el momento en que el oxigeno empieza a llegar nuevamente a mis órganos y me empiezo a darme cuenta de lo que está pasando, otro carro está en la calle del frente y otro en la calle de la derecha y de alguna manera todos los ciclistas que ustedes se puedan imaginar están pedaleando a mis costados. Les repito es la locura.

Después de 15 minutos y ni siquiera 20 cuadras recorridas yo estoy lista para regresar a mi casita y llorar a mis anchas, es vergonzoso pero es la única manera como dejo de sudar frío y se me quita el nudo en la garganta. No hay otra mejor descripción, es la locura en cuatro ruedas.

Verdaderamente esto es peor que perder la virginidad. Después de sobrevivir las tres primeras lecciones todavía no le cojo el gusto. Definitivamente aprender a manejar es algo que hay que hacer a los 16 años cuando uno no sabe lo que hace y poco le importa lo que pueda pasar.

Esperemos que la tortica de auyama para el alma que está en el horno amortigüe el trauma y me haga sentir mejor. Después de todo aunque no pueda manejar, me queda el consuelo de que todavía puedo cocinar.

Thursday, July 27, 2006

La lluvia en Cincinnati

Me gusta cuando llueve porque el calor se disipa

Clifford prefiere estar adentro y no afuera

Y me hace feliz porque me acompaña

Las nubes esconden al sol

Entonces parece que se hubiese tomado el día libre

Las flores que están en la sobra se abren desesperadas buscándolo

Y las que están a la intemperie se esconden como si las gotas las lastimaran

El olor de la tierra mojada nunca dejará de seducirme

Huele igual aquí y en Mérida y en Pamplona

Fácilmente me transporto y empiezo a disfrutar del verde a mí alrededor

Después de un rato no sé donde estoy

Y estoy donde quiera

Saturday, July 22, 2006

Una más… ¿o menos?

Como les comente hace unos blogs, hace semanas tuve la oportunidad de escuchar las listas de cosas que ciertas personas querían hacer antes de morirse o de cumplir 40 o no sé cuantos años.

Yo, mientras consumo los últimos días que me quedan de ser veinticincoañera me doy cuenta de que carezco de tales listas. Pensándolo seriamente y tratando cuidadosamente de recordar, solo puedo nombrar una cosa que quería hacer antes de irme de Mérida (y por cierto no la hice). Pero además de eso yo no recuerdo tener ese tipo de listas ni recordatorios sobre lo vieja que me voy poniendo o las cosas que no he estado haciendo mientras los años pasan por mi vida sin saber que pasaron. Y a decir verdad las listas por más útiles que sean siguen provocándome la misma ansiedad ya sean para el mercado, para actividades por realizar o personas por llamar.

Aún sin lista, yo he realizado, visto y visitado muchas actividades, lugares, cosas y personas que nunca habían siquiera pasado por mi mente y otras que habían pasado pero que yo veía como maravillas inalcanzables.

Por ejemplo el Circo del Sol, yo recuerdo que lo veía los fines de semana en las transmisiones de ULA TV y siempre pensaba que era un espectáculo maravilloso extremadamente caro, como fuera de este mundo (y lo es), por ende inalcanzable para mí. Pues resultó que no tanto, a finales del año pasado tuve la oportunidad de ver una de sus presentaciones y así como así, sin haber estado en mí lista inexistente presencié un espectáculo súper chévere y digno de estar en cualquier lista. Lo mismo pasó con Nueva York, Chicago, Broadway y la clase con Gendreau. Nunca planee tales hechos, ni les puse fecha de vencimiento pero pasaron y fueron geniales.

También están las cosas que sinceramente nunca pasaron por mi mente y que también así como así se dieron y una vez... más fueron geniales. Entre esas puedo contar conocer San Francisco y sus maravillas, Oregon, ir a Yosemite Nacional Park y escalar allí, caminar por los laberintos de una cueva perdida en Kentucky, recibir clases y ser tutorada por Dr. Cullen y Dr. Eck, y pare usted de contar.

Y así mismo sin mucho preámbulo ni programación, el sábado pasado me fui a las llanuras de Indiana a realizar una de esas actividades que nunca pasaron por mi mente, no estuvieron un una lista, pero que definitivamente goce al máximo.

Saltar desde un avión a más de 13000 pies de altura y disfrutar de 15 segundos de caída libre “con los ojos abiertos” no es algo de todos los días. Tal vez es algo que se vivé una vez o tal vez es una experiencia para repetir… como sea yo la viví y aquí estoy para contarles.

Toda la semana supe que ese sábado sería el gran salto, pero no quise hacer mucha escama (no fuera a ser que a última hora me diera culillos y no saltara). La verdad nunca estuve nerviosa, vi a todo el mundo ponerse su arnés, y subir al avioncito como si nada y verdaderamente eso no me iba a espantar.

Debo confesar que tuve un poco de miedo cuando uno de nuestros compañeros aterrizó en las rodillas sin expresión alguna en la cara absolutamente blanco, cuando vi eso todavía pensé que era normal, pero cuando vi al instructor tratar de resucitar al susodicho con palmitas y cachetas verdaderamente me asusté. Pero como ya estaba en el avión no había nada que pudiera hacer, carraspee y siga como dijo Magdalena tantos años atrás.

Yo estaba callada, más bien concentrada. Hasta que la primera pareja saltó desde mi avión y entre sustos y traspiés un Oh My God! escapo de mi boca. Mi maravilloso instructor Jay, quien por cierto tiene unos cuantos records guines ( empezó a hablarme de su vida y sus vivencias como para que no me preocupara. Y de pronto el avioncito estaba vacío y no quedaba más alternativa que saltar y así fue. Yo salté.

No grité porque Jay me dijo que no respira por la boca, pero cerré los ojos por unos segundos, hasta que me di cuenta que debía abrirlos si quiera ver que era lo estaba pasando a mi alrededor. ¿Pueden creer que con semejante caída libre me dio tiempo de pensar, abrir los ojos y todavía tuve que pedirle a Dios que porfa’ el paracaídas se abriera lo más pronto posible porque sentía como que me iba a estrellar contra el mundo? Cabe destacar que la caída fue de 15 segundos, pero yo sentí que unos cuantos siglos pasaron antes de que se abriera el bendito paracaídas.

Cuando el paracaídas se abrió todo fue diferente una paz abrumadora invadió el espacio y entonces empece a disfrutar la quietud y el silencio. Descendimos por 15 minutos más o menos y tuvimos un aterrizaje perfecto. Fue genial, la caída libre es algo que no se puede describir, es algo que hay que vivirlo para poder comprenderlo. Definitivamente lo volvería a hacer pero en unos cuantos años cuando el dinero no sea un problema o algo que me quite el sueño. A los escépticos les puedo sentir que me sentí absolutamente segura aunque tuve que firmar la planilla en que afirmaba que si me moría era responsabilidad mía y de nadie más (jeje).

Por ahora me satisface mucho saber que aún sin tener lista previa he realizado muchas cosas inimaginables e imaginable, he sobre pasado mis limites y he podido llenar mi corazón con emociones irrazonables.

Así, una aventura más se llevo a cabo… o tal vez es una menos por realizar.

Los preparativos

A punto de aterrizar

La prueba del delito

Jay y yo

Los culpables